Tamaño de fuente: +

Gastos deducibles: la guía definitiva para autónomos

gastos deducibles

Poner en marcha un negocio por cuenta propia viene plagado de gastos, como el alquiler de un local o el coste de facturas de luz y agua. ¿Sabías que se trata de gastos deducibles? Haz bien las cuentas y paga solo los impuestos que te corresponden.

 

¿Qué es un gasto deducible?

 

Imagina que tienes un pequeño taller de costura. Como es evidente, necesitas contar con una serie de recursos básicos para poner en marcha tu negocio. Por ejemplo, como mínimo, precisas de un lugar adecuado, una máquina de coser y dar de alta el suministro de la luz. Todos estos gastos son deducibles, ya que se trata de elementos imprescindibles para llevar a cabo tu trabajo.

Así, llamamos gastos deducibles a aquellos que un autónomo realiza con el fin de poder desarrollar su actividad económica y que Hacienda tiene en cuenta en las declaraciones del IVA o la renta para que pagues menos impuestos.

Piensa que, para conocer el beneficio real que has obtenido, necesitas restar de los ingresos brutos todos los gastos que ha generado el desarrollo de tu actividad. Por ejemplo, si tu facturación ha sido de 70 000 € y 25 000 € corresponden a pagos, tu beneficio es de 45 000 €. Hacienda restará los gastos deducibles de tu trabajo y pagarás los impuestos acordes a tus ganancias reales (45 000 € en este caso).

 

Deducir gastos de autónomos: cómo hacerlo bien

 

Cuando no deduces bien los gastos, pueden ocurrir dos cosas:

  • Si deduces de menos, pagas más de la cuenta en impuestos cada año.
  • Cuando deduces de más, puedes enfrentarte a multas o inspecciones de Hacienda.

 

En ambos casos, afecta de forma negativa a la salud financiera de tu negocio. Para hacerlo bien, debes tener claro qué gastos se consideran deducibles:

 

Los que resultan imprescindibles y exclusivos para llevar a cabo tu actividad económica

De primeras, este concepto puede resultar amplio y ambiguo a la hora de considerar un gasto como deducible. Para no cometer errores, guíate por lo que dice Hacienda: un gasto deducible es necesario para poder desarrollar la actividad económica y el producto o servicio adquirido solo puede emplearse para el desarrollo de la actividad.

En resumen, si tienes dudas sobre si un gasto es deducible o no, pregúntate: ¿es realmente imprescindible para el desarrollo de tu negocio?

 

Aquellos que se demuestran mediante una factura

Un gasto es deducible cuando presentas una factura que justifique una compra realizada. Esta puede ser completa o simplificada, pero siempre debe contener los siguientes datos:

  • Número de factura.
  • Fecha de emisión.
  • Datos del proveedor (nombre, DNI y dirección fiscal).
  • Descripción del producto o servicio adquirido.
  • Precio del bien o servicio libre de impuestos (base imponible).
  • Porcentaje del IVA aplicado.

¿Qué pasa si no tienes una factura? A veces, resulta difícil obtenerla, como pasa con algunos gastos bancarios o de transporte público. En estos casos, guarda el ticket o recibo. Pero, ¡ojo!, ten en cuenta que podrás deducir el gasto para pagar menos IRPF, pero el IVA no lo recuperarás.

 

Los gastos deducibles más comunes de los autónomos

 

  1. Alquiler.
  2. Suministros.
  3. IBI y otros gastos del edificio, como la comunidad.
  4. Seguros.
  5. Dietas, incluidos los gastos de comida deducibles con clientes.
  6. Telefonía y gastos de internet.
  7. Cuota de autónomos.
  8. Costes financieros (comisiones de tarjetas, intereses, etc.).
  9. Materiales y materias primas.
  10. Compra y reparación de bienes de inversión.
  11. Amortizaciones.
  12. Gastos en marketing y publicidad.
  13. Desplazamientos y viajes en taxi o transporte público.
  14. Vehículos y combustibles (el gasto de gasolina es deducible al 100 % siempre que uses un vehículo exclusivo para el trabajo)
  15. Pago y costes de empleados.
  16. Atención a clientes y proveedores.
  17. Contratación de otros profesionales (notarios, consultores, abogados, etc.).
  18. Gastos de asesoría y contabilidad.
  19. Creación y mantenimiento de una página web.
  20. Herramientas online, como programas de diseño, herramientas de comunicación, etc.

 

Gastos deducibles: ejemplo para autónomos

 

Hay autónomos que aún olvidan ciertos gastos deducibles que suponen un respiro para su actividad económica. De hecho, hay quienes desconocen que las cuotas de la Seguridad Social también son deducibles. Aunque no tengas factura, es posible justificar este pago con un recibo bancario.

Por otra parte, los trabajadores que desarrollan su actividad desde casa, también pueden deducir gastos. Por ejemplo, si eres consultor en comunicación freelance, puedes deducir suministros, herramientas online, equipo de trabajo, entre otros.

Ahora ya tienes más información sobre los gastos deducibles. Pero pasar de la teoría a la práctica no es tarea sencilla. ¿Necesitas apoyo? Cuenta con un gestor para autónomos y ahórrate quebraderos de cabeza.

Reserva tu primera cita con nosotros sin compromiso.

6 errores frecuentes de la contabilidad en pymes
¿Cuánto cuesta dar de alta a un trabajador?

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Martes, 27 Febrero 2024

MADRID:

C/ Aguacate, 41 - Edificio A-2 Planta 4

De lunes a jueves de 8 a 17 h.
Viernes de 9 a 14 h.

Torre de Cristal. Paseo de la Castellana 259 C-Planta18

De lunes a viernes de 9 a 18 h.

TORREJÓN DE ARDOZ:

C/ de la Plata, 70

De lunes a viernes de 7 a 15 h.

Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Image
Financiado por el Programa KIT Digital, Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España "Next Generation EU".
Ayuda por un importe de 2000€ dentro de la solución Sitio web y presencia básica en internet.